Un gran problema para los parados: la autorenovación

Aunque el personal del INEM, actualmente conocido como el Servicio de Empleo Público Estatal, afirma que esta pequeña medida se realizó con el único objetivo de ahorrar cierto trabajo a los funcionarios del Organismo Público, lo cierto es que acaba siendo un auténtico infierno para muchas personas.

Un sistema que no siempre es bueno

Cuando una persona se apunta al SEPE, a este se le entrega una hoja conocida como su tarjeta de demandante de empleo. Dicha tarjeta tiene una duración de tan solo tres meses y el demandante de empleo es el responsable de renovarla cada tres meses.

Un gran problema para los parados la autorenovación

Con el avance de la tecnología, ahora se da la oportunidad al ciudadano de realizar dicha renovación a través de internet. En el caso de tener problemas, el ciudadano puede acudir a una de las oficinas del SEPE y hacerlo allí mismo. Sin embargo, aún a día de hoy hay personas que no se entienden con los ordenadores y precisan de ayudas de terceros para poder hacer este proceso, el cual para su desgracia es tajante con la fecha de renovación.

Muchas personas, las cuáles dependen de la renovación para seguir recibiendo el paro por desempleo, han visto cortado por lo sano su única fuente de ingresos al no poder renovar su tarjeta de demandante de empleo, pero no por habérseles olvidado, sino porque resultaba que el día de la renovación era festivo y no abrían el edificio, por un fallo en el sistema o porque su ordenador no proceso bien la información por culpa de un fallo informático en el SEPE. Esto demuestra, que tendría que buscarse una alternativa a esta herramienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *